martes, 3 de enero de 2017

Los loperanos comprarán estos días el Roscón de Reyes.


Los supermercados, confiterías y panaderías de Lopera no pararán estos días de vender roscones de reyes. A nadie le amarga un dulce... y menos si es en forma de roscón. El tradicional bollo navideño cierra el capítulo de los excesos típicos de estas fechas endulzándonos el día de Reyes. Eso sí, manteniendo la esencia de este pastel, con su sorpresa para el ganador y la clásica haba para el perdedor.
La historia del Roscón de Reyes se remonta a la época de los romanos. En España, donde la costumbre del roscón parece que llegó junto a los soldados repatriados de Flandes, se popularizó bajo el reinado de Felipe V.
Con los años, se fue añadiendo al haba seca unas pequeñas figuritas o regalos. Frente a la oferta industrial de las grandes superficies, adquirir este dulce en una pastelería, panadería o confitería con obrador propio suele ser una garantía de éxito. El bollo tradicional, adornado por encima con azúcar y tiras de fruta escarchada, evolucionó para ir rellenándose primero de nata -el preferido aún hoy- y más recientemente de trufa, chocolate, crema e incluso cabello de ángel. Estos días que no falte el Roscón de Reyes en casa.